Venezolanos piden presionar a Maduro para abrir canal humanitario

“Venezuela se muere” es el nombre del foro organizado por la plataforma internacional CitizenGo, desde Madrid, en el que participaron como ponentes Carleth Morales, periodista venezolana y autora del libro “26 crímenes y una crónica. ¿Quién mató a la resistencia en Venezuela?”; Carlos Moreno, periodista venezolano y hermano de Paúl Moreno, una de las víctimas mortales de 2017; Araminta González, técnico en procesos químicos y torturada por el régimen venezolano desde 2014 hasta 2016; y Patricia Carrera, abogada venezolana y activista por los DDHH.

Al dar inicio a la actividad que se llevó a cabo este lunes en la sede de CitizenGo en Madrid,  Javier Villamor, director de Campañas Globales de la ONG, destacó que el objetivo de este encuentro era “forzar al Gobierno venezolano a aceptar la creación de un corredor humanitario para asegurar la entrada de medicamentos y material sanitario básico para la supervivencia de la población”, aseguró.

Además, hizo un llamado a la “Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que intercedan a forzar al régimen de Nicolás Maduro a aceptar dicho corredor humanitario tan necesario para la superviviencia de los venezolanos”, expresó. Para esta acción, que en concreto está dirigida hacia el secretario general adjunto de la OCAH, Mark Lowcock y hacia el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, se han recolectado -aseguró Villamor- más de 95.000 firmas desde su plataforma.

Para contar la dolorosa historia que atraviesan los venezolanos, CitizenGo organizó este encuentro en la capital española, con cuatro personas que dieron fe de la crisis humanitaria que atraviesan los venezolanos.
La primera persona en intervenir fue la periodista Carleth Morales Senges, autora del libro “26 crímenes y una crónica. ¿Quién mató a la resistencia en Venezuela?“, una investigación periodística escrita con una narrativa que te deja los pelos de punta por la manera como es contada la escalofriante historia de 26 de los 158 asesinatos ocurridos durante los cuatro meses de protestas contra el régimen venezolano en 2017.
Como siempre desde que salió a la luz este libro, el pasado 30 de abril, Morales comenzó su intervención mencionando los 26 nombresde los protagonistas de su libro, esas 26 vidas que fueron cegadas en suelo venezolano, tan solo por haber soñado con una Venezuela libre y democrática que fueron a buscar la mañana en la que no volvieron más. Luego de aquel instante en el que los presentes escucharon atentamente esos nombres, la periodista prosiguió a describir la manera en la que cada uno de ellos había sido asesinado, hechos que pidió mantener presentes en nuestra memoria para siempre. “Si nosotros los periodistas no nos damos a la tarea de contar lo que nos está pasando en Venezuela, nadie lo va a saber. Nadie habla ya de los muertos de 2017. Nos pasan tantas cosas que es imposible recogerlas todas. Es imposible imaginarse el drama del venezolano que está allí, e incluso para el que emigra”, aseguró.
Posteriormente, Morales también hizo un llamado a contrastar la información que se replica a nivel internacional sobre la situación en Venezuela, algo que ya hiciera la Asociación de Periodistas Venezolanos en España, Venezuelan Press, -que ella dirige- hace unos días, con el caso del diputado Juan Requesens. “Es mentira que Maduro haya aumentado tres veces el sueldo mínimo en Venezuela. Eso es simplificar el drama de Venezuela. Yo le pido a los colegas periodistas que por favor contextualicen las informaciones, porque a una persona que no sabe lo que sucede en Venezuela, le dices que el presidente ha aumentado tres veces el sueldo y dice ´bueno y cuál es el problema?´ sí, pero es que la inflación ha aumentado 34.000%, así que ese aumento no es un aumento, es una burla”, aclaró.
La segunda persona en tomar la palabra fue la joven Araminta González, quien fuera torturada del régimen de Nicolás Madurodesde que fue apresada en 2014 y hasta que fue liberada en 2016 “con muchas letras pequeñas”, aseguró. “El día de hoy les podría hablar de lo que fue mi vida dentro de una cárcel y de todas las torturas que sufrí, pero eso está ampliamente documentado. Así que yo quiero hablar de lo que no está documentado, por ejemplo, según datos del Foro Penal, existen 241 presos en cárceles comunes, 108 en cárceles militares y 90 en arresto domiciliario. Ellos forman parte de 57.900 presos en hacinamiento crítico que hay en Venezuela”, expresó la joven venezolana.


Otra de las ponentes fue la abogada venezolana y activista por los DDHH, Patricia Carrera, quien hizo  “Los DDHH están por encima de los derechos del Estado. Cuando le violan los DDHH a una persona, nos los violan a todos nosotros. Esto no es un tema de voluntad política, es un tema de humanidad. (…) Venezuela está en situación de guerra civil desvelada, lo cual da pie a  la violación de la dignidad humana que vemos día a día. En Venezuela, sin dudas, se violan los derechos humanos y la gente está muriendo por la falta de medicamentos. Lo más importante no es el Estado, es el ser humano”, argumentó.

Nunca olvidemos que el artífice de todo este horror se llama Hugo Chávez

Por su parte, Carlos Moreno, periodista venezolano, presidente de la Fundación Paúl Venezuela y hermano del joven asesinado Paúl Moreno Camacho -Casco Verde de La Universidad del Zulia), narró lo ocurrido con su hermano el pasado 18 de mayo de 2017, cuando un todoterreno le atropelló en medio de una barricada en la que el joven estudiante de medicina se encontraba prestando asistencia sanitaria a los heridos de las protestas.
Moreno, además, insistió en recordar a la Comunidad Internacional cua´l es la situación de los venezolanos. “Tenemos un conflicto bélico del Estado contra sus ciudadanos. Nosotros no estamos en un conflicto con ningún país vecino, estamos causando problemas a los países vecinos, sí, pero también beneficios, allí hay una cierta hipocresía, porque gran parte de los médicos brillantes venezolanos, se han ido a otros países, eso no lo dicen. Dicen el problema de los campamentos en la frontera, sí, o del torrente de 40 mil venezolanos que cruza diariamente la frontera hacia Colombia, pero no dicen de la gran cantidad de venezolanos preparados que están dando lo mejor de sí en esos países de la región“, expresó.
Y les hizo un llamado: “Nunca olvidemos que el artífice de todo esto horror se llama Hugo Chávez. Yo creo que el concierto internacional tiene ya que digerir que lo que hay en Venezuela es sencillamente, la masificación de los homicidios por parte del régimen de Nicolás Maduro. Ya la diplomacia ha hecho -tal vez- lo que tenía que hacer, pero yo soy de los que piensa que hay que ir mucho más allá de las sanciones burocráticas que ¿de qué sirven cuando se está aniquilando a un pueblo?“
Finalmente, Moreno envió un claro mensaje al mundo entero desde la tribuna que hoy ocupaba: “Lo primero que tenemos que rescatar es el estado de derecho para que no volvamos a sufrir las muertes de 2017, las de 2014 y como las que sufren miles de familias día a día. Como dice el título de este foro “Venezuela se muere”, sí, pero porque la están matando y nosotros no vamos a permitirlo“, sentenció.

Tomado de la Revista Zeta. Por Lorena Arraiz